Widget Image

RETAIL DESIGN &
Visual Merchandising

Roma s/n, nave 4
Pol. Ind. Cova Solera
08191 RUBI
Barcelona

T  +(34) 93 588 44 02
F  +(34) 93 588 44 03

caad@caad-design.com

LUN – VIE : 08:00  –  15:00

© 2019. INCO RUBI S.A.
Todos los derechos reservados.

Política de privacidad. Política de cookies.

RETAIL DESIGN & Visual merchandising

+34 93 588 44 02

SIGUENOS

Title Image

Blog

Actualidad, tendencias y marketing en retail

Para muchas empresas la estrategia es clara a la hora de recuperar clientes, pues su apuesta principal se ha centrado en una mejor entrega de pedidos, o mejor conocido como delivery.

La estrategia consiste en introducir el móvil en el proceso de pedido, e implementar tecnología en los propios restaurantes como el retail y el digital signage. De esta forma, junto con las técnicas del e-commerce empiezan a recuperar clientes perdidos, y generando expectativa de futuros clientes potenciales.

Cada segundo vivimos una transformación digital donde la tecnología avanza y también nuestra manera de percibirla. La innovación digital no es un ámbito que se quede en el mundo online, o en la mentalidad empresarial. Es una necesidad que tenemos que trasladar a todos los ámbitos de nuestro día a día, a todas las áreas de operación de una persona, una marca y también al punto de venta a través del “digital signage. Y en este punto de venta el primer contacto se produce generalmente en el escaparate, como elemento de atracción, de comunicación y de conversión de tráfico.

El digital signage hace referencia a el uso de contenidos digitales emitidos a través de pantallas como monitores LCD, pantallas de plasma, un panel de LED. Sustituyendo cada vez más los carteles tradicionales para mejorar la presentación y promoción de ventas en una tienda del sector del retail, por ejemplo, para visualizar información o incluso para facilitar la interacción con los contenidos.

El Smart Retail se basa en poner en funcionamiento las distintas innovaciones tecnológicas en el punto de venta, que varían en función de las necesidades y objetivos de cada retailer y cuya meta es ofrecer un trato personalizado al cliente con el fin de mejorar la experiencia de compra.

Una de las características principales del Smart Retail es la creación de experiencias para el cliente, un hecho que este considera vital para decantarse por una empresa u otra. En otras palabras, la manera en la que los retailers hagan sentir a los clientes durante su estancia en la tienda determinará la fidelización de estos a una determinada marca.

Además, existen otros factores que también influyen en este cambio, como el aumento de los dispositivos conectados, el desarrollo de nuevos medios de pago electrónico o las experiencias avanzadas de envío. A partir de todas estas variables, un nuevo estudio titulado “eEspaña”, promovido por la Fundación Orange, presenta una radiografía de los cambios en el sector fruto de la convergencia entre el mundo offline y el online.

El mismo informe señala que, si bien España es uno de los países europeos con mayor penetración de smartphones (un 81%), tan sólo el 45 % de los españoles ha comprado alguna vez a través de su dispositivo móvil, y sólo el 19 % de los compradores lo hace al menos una vez a la semana, una cifra que claramente se sitúa por debajo de la media mundial.

En este post queremos hacer hincapié en un tipo de escaparate, el conceptual, que se ha definido como una gran apuesta de los retailers. Los escaparates son unos proyectos temporales que tienen la función de presentar unos productos a la gente que pasea por delante de un establecimiento, pero detrás de un buen escaparate siempre hay un gran ejercicio creativo.

El escaparate conceptual se articula como una herramienta visual ideal para transmitir un mensaje contundente a los consumidores. Se basa en la creación de un concepto que representa tanto al producto como a la marca, sobre los cuales girará la idea central de la exposición. Normalmente, cuanto más breve y sencillo sea el concepto, más directo y efectivo será el mensaje que llega a los clientes potenciales.

Pero ¿qué son exactamente las tiendas “Pop-Up”? Se trata de un tipo de comercio en el que las marcas se sitúan físicamente en lugares estratégicos de venta, como por ejemplo los sitios más emblemáticos y cotizados de las ciudades. La diferencia con los comercios tradicionales es que el tiempo en el que las “Pop-Up” están situadas en un sitio concreto es muy breve y, por norma general, desaparecen en un día, un fin de semana o, incluso, una semana.

De esta manera, a través de este tipo de comercio, las marcas promocionan sus productos i se dan a conocer durante un tiempo determinado. Precisamente por este carácter efímero, la inversión que requieren las tiendas “Pop-Up” es menor respecto a los puntos de venta tradicionales. Por esto, cada vez son más las marcas pequeñas que se atreven a dar el paso.

Ante este nuevo consumidor, los retailers deben preocuparse por cubrir todas sus necesidades y hasta adelantarse a sus expectativas. Ahora el sector debe enfocarse en digitalizar las tiendas, con la intención de asegurar  a los clientes una experiencia única y diferencial que consiga incrementar su fidelización.

En este sentido, los retailers atraviesan un intenso proceso de digitalización de sus empresas para ofrecer a sus clientes exactamente lo que necesitan. Cabe mencionar la delicada situación de las tiendas físicas, puesto que es el único punto de contacto directo entre el consumidor y el retailer y, por ello, no ofrecer el servicio que espera el cliente podría desembocar en la pérdida de su confianza en la marca.

Estas son las grandes preguntas que requieren respuesta. Después de todo, ese escaparate es la marca. Un escaparate bien planteado y definido abrirá las puertas de su tienda a los clientes.

Más allá de verlo como un problema, su escaparate está lleno de posibilidades. Aplicando las mejores técnicas de Visual Merchandising, conseguirá que se convierta en la mejor ventana hacia su interior, y que sea el destino preferido en una calle llena de retailiers que querrán arrebatarle parte de su clientela.

El consumidor de hoy en día es multicanal  y por lo tanto también busca y necesita experiencias de compra multicanales. La clave se encuentra en seguir el comportamiento de nuestros clientes en todos los canales en los que se mueven para así poder ofrecer un contenido más personalizado que se adapta perfectamente a sus deseos y necesidades.

La realidad es que el cliente siempre busca pagar menos. Sin embargo, pagar menos no significa buscar lo más barato sino que significa buscar que las marcas le ofrezcan beneficios y argumentos mejores que los de la competencia para así justificar el precio del producto o servicio.

Según esta empresa, "los móviles, la nube y el análisis y medios de comunicación social se integrarán plenamente en un sistema unificado de merchandising diseñado para mejorar enormemente la participación del cliente”.

La idea de que "la tienda está muerto" no es el futuro; más bien, las tiendas se convertirán en espacios habilitados tecnológicamente para ofrecer una experiencia súper personalizada al cliente y convertirse en el centro de omnicanalidad centrada en el cliente.